Mis estrategias para un comportamiento positivo - Taller de Fotoperiodismo, Inc.
Somos una entidad sin fines de lucro que persigue desarrollar destrezas básicas en niños y jóvenes utilizando las artes, comunicaciones y la tecnología.
Taller de Fotoperiodismo, Educación en Puerto Rico, Departamento de Educación, Jóvenes en Puerto Rico, Prensa en Puerto Rico, Fotoperiodistas
7514
single,single-post,postid-7514,single-format-standard,mkd-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,burst-ver-1.4.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_with_content,width_370,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive,no-js
Vamos a prestar atención y obedecer lo que nos digan los talleristas

Cynthia Carrasquillo, coordinadora general

Continuamos sembrando un granito de arena en nuestros niños. En esta ocasión, me tocó trabajar con los participantes de los residenciales Ernesto Ramos Antonini y Jardines de Monte Hatillo. Como siempre, al principio del proyecto, les imparto a los participantes las reglas con firmeza, pero con mucho respeto. Luego de eso comenzamos con las tareas asignadas por el Taller de Fotoperiodismo. 

En el camino, a las dos semanas, ya teníamos identificadas cositas de mucho interés o mejor dicho tremendos retos que afrontar y pensé, “pues manos a la obra”.

Con solo ver a muchos de los participantes, me di cuenta de que les hacía falta estructura. Junto con mis talleristas comenzamos a trabajar mediante la fotografía varias cosas para poder identificar el problema.

En poco tiempo me di cuenta de que el estereotipo “somos de caserío” o “tú no eres del mío” es el mayor problema social entre nuestros niños y jóvenes. Este pensamiento afecta grandemente la conducta tanto de un lado como del otro.

En una ocasión me preguntaron: “Cynthia, ¿cuáles son tus estrategias para modificar la conducta? Porque estos niños son fuertes”. Me puse a pensar en la pregunta, desde que estoy en el Taller de Fotoperiodismo, y como fotógrafa tengo un ojo de águila. Me di cuenta de que ellos solo necesitan mucho amor y cariño, y cuando se les brinda cambian tremendamente. Sin embargo, hay otros que requieren un poquito más de atención, y lo que necesitan es una persona con quien hablar.

Por esto, mi estrategia principal es la que más me da resultados. Por ejemplo, cuando llegan a mi oficina con algún problema que requiere mayor atención los escucho y les digo, “ok, vamos a hacer lo siguiente, imagina que tu eres la jefa y yo el estudiante y me comporto mal, ¿tu me castigarías o me educarías?” A esa pregunta ellos se quedan callados y muy pensativos se rascan la cabeza y me dicen “ay missi, yo no sé”.

Me río porque mi estrategia de palabras es sencilla, así logro que se queden muy atentos. Cuando los niños hacen algo que no está bien, nosotros los adultos los educamos y les enseñamos con respeto lo correcto, para que ellos mismos vean la diferencia de lo bueno y lo malo y sepan en el futuro lo que se puede hacer y lo que no.

Mi consejo es simple, cuando te llevan un problema debes sentarte a escuchar antes de hablar, en la mente buscar las palabras correctas para que con respeto podamos corregir a nuestros niños y ellos se darán cuenta de qué deben corregir.

Gracias a los participantes y a los líderes comunitarios de Ernesto Ramos Antonini y Jardines de Monte Hatillo por ser parte de mi arcoiris de la enseñanza.

No Comments

Leave a Comment